miércoles, 13 de febrero de 2008

Incertidumbre e indiganción

Perdonadme, pero hoy no estoy de humor.

Hoy no ha sido, en realidad, un mal día. Sino más bien una noticia recibida hace unos minutos la que ha causado todo esto.

No sé si recordareis que el tutor de uno de los cursos que estoy dando, se largó sin avisar, dejando el ordenador encendido, y justo cuando teniamos una reunión programada para que me explicara como estaba organizado el curso y cómo orientar a los estudiantes.

El caso es que en estas dos semanas, nunca se ha sabido si volvería o no. Parece que él no lo ha querido dejar claro, quién sabe porqué. Y mientras tanto yo ya estaba empezando a realizar su trabajo, empezando a reorganizar el curso, a enterarme como podía del calendario de entregas y de clases, preparando lecciones,.... ya que no me ha proporcionado nada de ello.

El caso es que, esta tarde, he oído el comentario de que, definitivamente vuelve, el 25 de febrero.

Primero, nadie de la administración de la Escuela me ha informado oficialmente, pero todo el mundo ya lo sabía, lo que me ha cabreado bastante. Voy a hablar con uno de los encargados, le pregunto si el profesor vuelve, y me dice que sí. Y le pregunto pues, cuál es mi figura, mi posición aquí. ¿Soy un profesor, un asistente, el director de la asignatura? ... porque ya me estaba mentalizando y organizando para esto último.

Hoy no es el mejor día, porque esta noticia supone que no tendré casa. Ya que iba a coger la habitación libre que había dejado el profesor británico. Pero ahora ni idea. Tampoco se sabe que papel voy a jugar aquí, ya que el encargado con el que he hablado me ha dicho que no se sabe aún en qué términos volverá el profesor y por cuanto tiempo (ya que el contrato con él es que estaría aquí solo de vez en cuando y me ayudaría en todo lo que pudiese a distancia cuando no estuviese aquí).

Así que resumiendo. Si queréis saber una de las principales sensaciones de vivir y trabajar aquí, es la incertidumbre y la indignación. Porque no se acaba de entender nada, y porque la gente no se comporta como dicta la ética profesional que reina en el mundo occidental.

Este es un sitio extraño a veces, como una mezcla entre el recién estrenado capitalismo occidental, que ha entrado devorando muchas cosas, y un modo de actuar que se aleja del estilo europeo, por lo que uno no sabe a veces donde agarrarse.

Ya veremos qué ocurre en el futuro.

Saludos desde tierras inciertas.

2 comentarios:

Vicente dijo...

Sólo una cosa... ÁNIMO!!!!!!!!

gualizoe dijo...

Ufff...
Seguiré leyendo, a ver cómo acabó esto...