domingo, 10 de febrero de 2008

Cómo dar la vuelta al mundo y no morir en el intento


Si creíais que lo mío era extraño y una especie de locura. Sí, puede que tengáis razón. En cambio, si pensabais que era el único, o uno de pocos, en eso no ibais tan acertados. Es más, parece ser que mi predisposición al viaje debe estar almacenada en mis genes.

Si queréis averiguarlo con vuestros propios ojos, tan sólo teneis que visitar Blog de mi prima y mi cuñado, Taís y Ramón, que después de una boda inolvidable y original donde las haya, se han tomado un año de excedencia, y han dado, literalmente, ¡la vuelta al mundo!.

Después de haber vuelto, una vez visitada la família, enseñadas las fotos a los amigos, vuelta a casa y un largo etc... como aún les quedan unas semanas.. ¿por qué no un viajecito a Costa Rica?, y, bueno, por allí los podéis encontrar ahora.

PD: también hay más ejemplos, mi primo de Barcelona, que vive y trabaja en Ibiza, o en Santo Tomé, una isla de África, o en Alicante, o donde le llamen. Y lo mismo con mi hermano, que ha trabajado y vivido desde Londres, a Grecia, pasando por Australia y otros recónditos lugares. (¡Lástima que ellos no tengan Blog!)

2 comentarios:

Vicente dijo...

os envidio!!!! os envidio por la valentía que tenéis de emprender nuevas vidas constantemente aunque solo sea temporalmente... felicidades!!!!

Nestor dijo...

Bueno, tú tampoco te quedas corto... que si Interrail por aquí, viajecito a Roma por allá, otra excursión por acá...

Y ya sabes que ...

¡Moscú te está esperando!